Gama

Viticultores de profesión procedentes de grandes parajes vitícolas franceses, horticultores biológicos "de tierra" y agricultores "especializados", arboricultores meticulosos, cerealistas innovadores, dueños de viveros maniáticos, jugadores de rugby apasionados... han optado por nuestras soluciones fertilizantes. Gracias a ellos, nuestra marca se ha convertido en referencia indiscutible, sinónimo de seguridad, calidad y resultados.

La fertilización consiste en llevar a un medio de cultivo como el suelo los elementos necesarios para el desarrollo de la planta. La fertilidad se interesa por las capacidades del suelo como acumulador de estos elementos nutritivos y por redistribuirlos naturalmente para la producción de los cultivos, a través de su actividad biológica. Se trata de un componente primordial de la productividad biológica de un suelo.

OvinAlp desarrolla desde hace varias décadas soluciones naturales para mejorar la fertilidad del suelo, garantizando su fertilización para la producción vegetal. Trabajando el estiércol ovino recogido en los Alpes del Sur, OvinAlp selecciona una materia prima noble con virtudes reconocidas para la producción de estos fertilizantes: mejoradores, abonos orgánicos y organominerales. Su gama está formada por activadores biocinéticos de la fertilidad, abonos orgánicos líquidos y especialidades foliares con base orgánica.




OvinAlp, su socio para una agricultura sostenible


Si bien la aportación de humus estable es indispensable para mantener la materia orgánica y por su capacidad de acumulación de elementos minerales por el complejo argilo-húmico del suelo, no es la presencia en el suelo de materias orgánicas y minerales diversas lo que importa, sino la dinámica de su evolución. Esta dinámica es lo que caracteriza la fertilidad de dicho suelo. De esta forma, se debe procurar un equilibrio entre la fertilización orgánica, la fertilización mineral y la estimulación de la actividad microbiológica del suelo.

Para la fertilización orgánica, OvinAlp ha elaborado una gama de mejoradores y abonos orgánicos a base de estiércol de oveja complementarios en su potencial húmico y su potencial humigénico.

En el caso de los abonos organominerales también es el criterio de solubilidad de los elementos principales y secundarios lo que dirige la opción del producto adaptado al suelo y al cultivo.

Precursor del desarrollo de nuevas soluciones de fertilización respetuosas con el medio ambiente, OvinAlp también propone activadores biocinéticos de fertilidad, abonos orgánicos líquidos y nutrientes foliares.

Estos bioestimulantes están enriquecidos con imis®, un complejo aminoácido único de origen orgánico procedente de la Investigación e Innovación de OvinAlp. Integrado en soluciones fertilizantes, el imis® optimiza su eficacia. Es el primer agente quelante natural homologado por el Ministerio de Agricultura (n.º 114-0009).

Referencia en la fertilización orgánica en cultivos especiales (viticultura, arboricultura, horticultura, etc.), OvinAlp amplía su oferta y desarrolla desde 2010 fórmulas específicas para grandes cultivos.


Fertilización orgánica, húmica y humigénica

OvinAlp ha desarrollado una gama de mejoradores vegetales fermentados (normas NF U44-051) complementarios en su grado húmico (índice de coloides húmicos) y su potencial humigénico (capacidad de producción del humus in situ en el suelo), cuya base es el MV100, producto emblemático de la empresa.


Fertilización humo-mineral, orgánica y mineral

Con sus abonos organominerales (norma NF U42-001), OvinAlp propone aportar a la vez y en el mismo lugar materia orgánica de origen vegetal y elementos nutritivos asimilables. Esta fertilización, que minimiza las pérdidas por lixiviación, completa la fertilización puramente orgánica y húmica destinada al reequilibrio de los suelos.


Fertilización precisa

Con el Dopactif y el Dopasol F1, OvinAlp desarrolla activadores biocinéticos de fertilidad; con el Orstim, abonos orgánicos líquidos y con el Kori, nutrientes foliares complementarios. Estas fórmulas originales de quelatos aminoácidos de cationes presentan una total inocuidad para la planta y el medio ambiente contribuyendo a una nutrición óptima y precisa de los vegetales.


Nutrientes foliares complementarios

Tras las aplicaciones al aire libre efectuadas sobre manzanos y viñas, OvinAlp completa su oferta con el Kori, una gama de abonos foliares destinados a la prevención y la corrección de las principales carencias de oligoelementos y ciertos elementos secundarios de los cultivos.


Nuestra gama

Ov, principio activo
Mejoradores orgánicos
Abonos orgánicos
Abonos organominerales
Agente quelante natural de imis®
Activadores biocinéticos de fertilidad
Abonos orgánicos líquidos
Nutrientes foliares
Abonos solubles
Apoyo al cultivo



Ov, principio activo


Son los seres vivos y todas las interacciones en el seno de los ecosistemas lo que conforma la biodiversidad.

El suelo es la reserva de la diversidad biológica y genética del planeta.
Esta biodiversidad debe preservarse para garantizar la supervivencia de nuestros suelos, de nuestros cultivos y de nuestros paisajes.
La conservación de la materia orgánica, constituyente indispensable de la vida de los suelos, es esencial. Pero debe ir acompañada de una verdadera reflexión sobre la dinámica de la materia orgánica en sí y de su capacidad de creación de humus o de mineralización gracias a la acción de los microorganismos.

La selección de un fertilizante a base de Ov es la garantía de un producto altamente eficaz, rico en microorganismos y en humus estable de manera natural y exento de cualquier riesgo sanitario.


Ov, principio activo naturalmente eficaz

Ov es el principio activo de OvinAlp obtenido mediante la biofermentación sólida de materias orgánicas de origen vegetal originadas por un estiércol ovino excepcional, bajo la acción de una flora microbiana especialmente rica y presente de forma natural.

Este largo proceso de biofermentación sólida (de doce meses al aire libre) enriquece la materia orgánica inicial con compuestos estables, precursores del humus, los cuales desempeñan un papel de estructuración en el suelo.
Este "cultivo", que se manifiesta particularmente por subidas de temperatura bajo la acción de los microorganismos presentes, permite una higienización completa con la eliminación de las especies patógenas y la selección de los microorganismos de interés, con la estacionalidad y las fluctuaciones climáticas propias a nuestro lugar de origen: ¡los Alpes de Alta Provenza!

Las bacterias ayudan a degradar los compuestos orgánicos como los azúcares simples (monosacáridos), el almidón y los lípidos mediante la secreción de enzimas. Estas bacterias se desarrollan rápidamente y son mesófilas y termófilas al mismo tiempo.
Algunas bacterias que se encuentran en el compost (como ciertas especies de Bacillus) son capaces de producir antibióticos que limitan el crecimiento de muchos otros microorganismos como los fitopatógenos (Bernard et al., 2011).

En el inicio de la biofermentación sólida, se desarrollan los hongos mesófilos que degradan los compuestos orgánicos de fácil solubilidad y descomposición. Durante la fase termófila, las floras fúngicas disminuyen por la subida de la temperatura y pueden producir esporas. Durante la fase de enfriamiento y a lo largo de la fase de maduración, vuelven a aparecer los hongos, que son los principales agentes de la descomposición de la celulosa. Algunas especies poseen una gran capacidad de degradación aerobia de la celulosa como el Aspergillus sp., Penicillium notatum, etc. El Trichoderma sp. también puede descomponer la celulosa y la hemicelulosa (Rolf D., 2004). Además, algunos fúngicos son capaces de degradar la lignina, el compuesto de la materia orgánica más difícil de degradar y precursor del humus.

Los actinomicetos suelen aparecer al quinto o al séptimo día de la biofermentación. Se desarrollan más lentamente que las bacterias y los hongos, pero predominan al final del compostaje. Esta flora desempeña un papel importante en la degradación de la celulosa, de la hemicelulosa y de la lignina. Los actinomicetos suponen una gran proporción de la biomasa del suelo y tienen la capacidad de producir una gran variedad de antibióticos y de enzimas extracelulares(Doumbou et al., 2002): el 80 % de los antibióticos conocidos en el mundo procede de los actinomicetos. El género Streptomyces se considera una de las principales fuentes de los productos naturales bioactivos (Franco-Correa et al., 2009).



Agente quelante natural de imis®


El imis® es un complejo aminoácido único de origen orgánico procedente de la Investigación e Innovación de OvinAlp. Integrado en soluciones fertilizantes, optimiza su eficacia. Es el primer agente quelante natural homologado por el Ministerio de Agricultura (n.º 114-0009).

El imis® favorece eficazmente la penetración de los elementos primarios (N, P y K), de los elementos secundarios (Mg, Ca…) y de los oligoelementos (Fe, Mn, B, Cu…) así como su integración en el metabolismo vegetal.

El imis® mejora naturalmente la síntesis de las proteínas, las precursoras de los fenómenos de defensa y de protección biológica de las plantas. Su riqueza en compuestos osmoprotecores de origen orgánico permite mejorar la resistencia al estrés (frío, sequía, etc.) protegiendo las membranas de las células vegetales.

El imis® es una alternativa natural y biodegradable a los agentes quelantes de síntesis.

El imis® también permite mejorar la calidad y la cantidad de la cosecha, preservando el paisaje y el medio ambiente.

El imis® es apto para el uso en agricultura biológica conforme al reglamento 834-2007 de la CE.



(Vídeo en Francés)